The Thing, Safari 74 con sabor custom desde Aguascalientes

Safari 74

Fue la ex fábrica de ferrocarriles convertida en un enorme recinto ideal para pasear con la familia donde tuve la oportunidad de captar el Volkswagen Safari 74, propiedad de Abraham Carreón González, militante del VW Club Aguascalientes.

Como cabe esperar de un vehículo de esta agrupación hidrocálida, el Safari que bauticé como The Thing, en honor al nombre con el que se le conoció a este auto en Estados Unidos, cuenta con un estilo único y detalles de muy buen gusto.

cómo restaurar un Volkswagen clásico

Lo primero que salta a la vista es ese estilo militar, acentuado por el color verde olivo del catálogo de PPG que fue aplicado en terminado bicapa. Un detalle sobresaliente es que Abraham instaló un toldo de loneta para darle un acabado mucho más cuidado a su vehículo.

El toque moderno llega de la mano de esos espectaculares rines RDW, envueltos en neumáticos Pirelli 195/ R15 al frente y 205/60 R15 en la sección posterior. Nuestro amigo tampoco se olvidó de la suspensión y al respecto tenemos en su Safari 1974 sustituyó los mangos originales por un juego de mangos originales de Volkswagen Sedan.

“Gracias a este detalle logré que la suspensión bajará aproximadamente 2 pulgadas”, comenta Abraham.

cómo restaurar un Volkswagen clásico

Motor e interior

The Thing se mueve gracias a un motor que fue completamente remozado. Se trata de un bloque 1600 cc que cuenta, entre muchas otras cosas, con un kit de tolvas negras Empi, polea graduada y otros accesorios que resaltan su estética y desempeño.

En cuanto al interior, éste se conserva original, con el volante del modelo y la tapicería de “canasta”, propia de este ejemplar. Otro detalle digno de llamar la atención es el piso de madera, similar al utilizado por los legendarios Volkswagen Kubelwagen utilizados por las Afrika Korps durante la Segunda Guerra Mundial.

cómo restaurar un Volkswagen clásico

La historia de este Volkswagen Safari 74

“Conseguí este Safari 74 en un rancho en Zacatecas. Como muchas otras historias similares, el auto se encontraba abandonado debajo de un pirul, recogiendo polvo, ramas y muchas otras cosas más”, comenta el militante del VW Club Aguascalientes.

“Luego de muchas negociaciones logré convencer al dueño de que me lo vendiera y así, no con pocos esfuerzos logré sacarlo de aquel lugar que literalmente estaba en medio de la sierra y lo transporté hasta Aguascalientes.

La restauración tardó aproximadamente 2 años. Muchas de las piezas utilizadas las compré por internet. La verdad fue una labor titánica, pero muy divertida y los resultados, pues saltan a la vista”, comenta Abraham con una sonrisa que denota un gran orgullo.

Checa el video oficial de este Volkswagen Safari 74:

Fotogalería:

Safari 74 Safari 74 Safari 74 Safari 74 Safari 74 Safari 74

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.