Inicio Volks Stars The Notch, el Volkswagen Tipo III como nunca lo habías visto

The Notch, el Volkswagen Tipo III como nunca lo habías visto

3940
0
Compartir
Volkswagen Tipo III

Volkswagen Tipo III. Algunas personas simplemente no pueden terminar un proyecto aunque lo intente. Todos conocemos a alguien que concuerda con esta descripción, tiene cinco autos estacionados en el patio delantero, la cochera está llena de piezas y no hay ni un solo modelo funcionando, para mostrar el producto de ese esfuerzo. Y después tenemos  el tipo de aficionados que simplemente no pueden dejar de arreglar un vehículo, aunque esté total y plenamente modificado.

Volkswagen Tipo III




Este es el tipo de personas que solemos envidiar, y también admiramos, sujetos a los que al parecer no les cuesta trabajo componer un auto de exhibición, lo hacen como por costumbre, y en cada intento parecen mejorar.

Hablamos de sujetos como Patrick Friel, oriundo de Redwood City, California. Dos de sus proyectos más famosos fueron los M&M Rojo y Verde, y a este proyecto particular, simplemente lo denomino “The Notch”, tal como lo muestra su placa. Se trata de un Volkswagen Tipo III.

Volkswagen Tipo III, un historia que data de mucho tiempo atrás

Volkswagen Tipo III

Friel se ha dedicado a este pasatiempo desde que tenía 16 años, cuando compró su primer Vocho, un modelo 1969, que le vendieron en 800 dólares. Después de haber arreglado la carrocería y la mecánica de una amplia variedad de modelos, que van desde los Baja hasta los Squareback, decidió comprarse un Notchback.

Fue por esa razón que decidió cambiar su Squareback 1966 por este Volkswagen Notchback 1963. Aunque el “Square” estaba en condiciones decentes; no como el “Notch”, que era un auténtico desastre.

Volkswagen Tipo III

Friel simplemente se concreta a describir su condición con estas palabras: “era un pedazo de chatarra”, y eso a pesar del hecho de que este auto únicamente había tenido un dueño, al que Friel de lo compró.

Trabajo duro, resultados satisfactorios

El tiempo de restauración fue bastante prolongado, porque, haciendo cuentas, Friel dice que él y su amigo Rick Eichler invirtieron casi cinco años y 900 horas de duro trabajo para lograr que el auto adquiriera la forma que vemos actualmente.

Volkswagen Tipo III

La primera área en la que trabajaron fue la carrocería. Con anterioridad Eichler se había encargado de esta labor en otros vehículos de Friel, así que no le costo nada al dueño decidir quién debería encargarse de enderezar los lienzos del Notch.

Lo primero que notamos, de la labor resultante, es que le recortaron la altura del toldo. Además, de eso, el auto se desplaza 127mm más bajo que la altura de rodaje original y se le adaptó un quemacoco de metal, “donado” por un Squareback 1971, mismo que halló en un deshuesadero.

Tuvieron que trabajar mucho en las defensas, para quitarle los detalles. En la parte posterior del Volkswagen Tipo III, las salpicaderas presentan una extensión en forma acampanada, para acomodar las llantas y rines “grandes” que Friel utiliza.

Volkswagen Tipo III

Algunos detalles más, que corresponden a la autoría de Eichler, son: la matrícula de estilo francés, los faros de halógeno H4, espejos retrovisores eléctricos de un Mustang y, sobremanera, el trabajo de pintura.

Éste se conforma por cuatro capas de negro Du Pont y las flamas que Patrick mismo se encargo de crear. El método fue usar la pintura color “fuego prisma ilusión de cromo”, también de Du Pont. Para finalizar, cinco capas de transparente protegen la esforzada labor de ambos amigos.

Como si fuera rompecabezas

Volkswagen Tipo III

O un vehículo armado con Legos, mientras se trabajaba la carrocería, también hubo tiempo para desarmar por completo el auto y pintar cada una de las piezas, cuidando al armar que todos los detalles coincidieran.

Achaparró la suspensión delantera. Además el mecanismo posterior del eje oscilante se renovó, y cuando montaron todo el puente posterior, incorporaron la suspensión trasera independiente, mejorando significativamente el rodaje y manejo.

A toda pieza desmontada del auto se le aplicó una pintura gris armamento en dos etapas. El tren de rodaje consta de rines Porsche Cookie Cutters, sobre los cuales montaron neumáticos de BF Goodrich. Y pensando en el trabajo a realizar al motor, sobre todo el aumento de potencia, cambiaron los frenos por unos de disco.

Al interior del Volkswagen Tipo III

Volkswagen Tipo III

Los asientos delanteros originales fueron sustituidos por unos de cubo Corbeau, especialmente diseñados para carreras. Para mantener bien sujetos a los tripulantes, decidió, Patrick Friel, incorporar cinturones de seguridad Simpson, con correas de tres pulgadas de ancho.

El interior es austero, para ello, Friel quitó el asiento posterior e implemento un sistema antivolcadura el cual pintó en el mismo tono de las flamas externas. Al tablero le retiró su acojinamiento y colocó un volante de cuatro rayos de la firma Formuling, junto con un tacómetro Monster de la firma AutoMeter. En la cabina decidieron no instalar equipo de audio que opacara el motor de 2,180cc.

Volkswagen Tipo III

Y hablando de este monstruo, se le hizo una rectificación al bloque de cilindros, de manera que ahora el diámetro interno de los cilindros es de 82mm, luego colocaron el cigüeñal, un modelo de Gene Berg, forjado en una sola pieza, totalmente pulida, misma que equiparon con bielas Carrillo antes de su instalación.

Los pistones son NPR y funcionan a una compresión de 10:1, también utilizan anillos Total Seal y el auto cuenta con una bomba de aceite Schadek, cárter Berg, enfriador Mesa, árbol de levas FK10 Engle y válvulas de acero inoxidable Manley. Dichas válvulas están montadas en unas cabezas con puerto de aspiración mejorado de la firma Superflow, y reforzadas con guías de bronce y retenes de acero al cromo molibdeno.

Volkswagen Tipo III

También cuenta con dos carburadores Weber, 48 IDA es el modelo, un sistema de escape de acero inoxidable que Eichler doblo personalmente, una transmisión reconstruida, por un viejo amigo de Friel, Vince de WMAR en Napa, California, con clutch de discos Gene Berg, una placa de dos etapas Kennedy, un diferencial 4:12 y un tiempo cronometrado de 13.58 segundos en el cuarto de milla



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here