Inicio Noticias El Sedan Última Edición conquista el Vaticano

El Sedan Última Edición conquista el Vaticano

2999
0
Compartir

El Sedan Última Edición conquista el Vaticano. No hay vochero en México que no conozca el Volkswagen Sedan Última Edición, pero probablemente muchos no recuerden que uno de aquellos ejemplares que salieron de la línea de producción de la planta Volkswagen de México fue obsequiado a Su Santidad Juan Pablo II y que en la actualidad se encuentra en el Pabellón de Carrozas de los Museos Vaticanos.

Fue el 26 de mayo del 2004 cuando Volkswagen de México obsequió al Papa, quien dio la orden de que aquel vocho que hoy en día se encuentra estacionado al fondo de una larga galería localizada debajo de la Pinacoteca de los museos pontificios, en un amplio espacio donde el vocho comparte espacio con algunos de los “papamóviles” más célebres de todos los tiempos, incluyendo carruajes medievales.

El Sedan Última Edición conquista el Vaticano




El Sedán Última Edición que se encuentra en el Vaticano luce una placa una placa donde se puede leer que el Escarabajo fue entregado por el entonces presidente de la compañía en México, Luis Manuel Abella Armella, acompañado por una delegación de trabajadores.

El Sedan Última Edición no está solo en el Vaticano

Llama la atención que el Sedán Última Edición se encuentra muy cerca de un Renault 4 blanco modelo 1984 que Renzo Zocca, un anciano párroco de un poblado italiano cerca de Verona, regaló al Papa Francisco en 2013.

De acuerdo con el Excelsior, ese Renault R4 fue utilizado por el Papa Francisco, quien lo abordó espontáneamente en pleno Vaticano para alcanzar a un grupo de fieles y al final de ese paseo le dijo a Renzo Zocca que él había tenido un coche como ese y que jamás lo había dejado tirado.

Entre todos los “papamóviles” que compiten con el Sedan Última Edición, se encuentra el vehículo que fue utilizado por Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 cuando fue víctima de un atentado en plena Plaza de San Pedro.

Junto a vehículo Fiat se puede apreciar la sotana blanca que el Papa llevaba puesta ese día y que está manchada de sangre.

Fuente | Excelsior

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here