Inicio Volks Stars Chapulín, Volkswagen Sedán 1963 que pasó de ser un sueño a una...

Chapulín, Volkswagen Sedán 1963 que pasó de ser un sueño a una realidad

6226
0
Compartir
Chapulín

En la capital del hermoso estado de Oaxaca se localiza este Volkswagen Sedán modelo 1963, propiedad de Jesús Merino Díaz, quien aún sin pertenecer a ninguna agrupación VW es un gran admirador de la marca, de ahí que haya trabajado durante varios meses, primero en la búsqueda, y después en la restauración de este Chapulín.




Jesús Merino Díaz nos cuenta que adquirió este Volkswagen 63 hace ya 4 años, así, sólo por el mero gusto y empatía que siente por el famoso “Vochito”. Pero no se trató de cualquier modelo, al momento de buscar el auto indicado Jesús pensó que debería ser del mismo año de su nacimiento, así habría un lazo simbólico que no cualquiera podría tener: el Chapulín es un modelo 1963.

El Chapulín es todo un Clásico

Por el año, al ser un vehículo Clásico, Jesús debió invertir un buen tiempo en la búsqueda del Escarabajo que él deseaba. Y lo fue a encontrar en la ciudad de Taxco, en el estado de Guerrero; por supuesto lo compró y lo trasladó a Oaxaca.

Ya con el auto en casa y con la idea bien clara de lo que se iba a hacer, no pasó mucho tiempo para iniciar los trabajos de restauración; también es importante reconocer que el vehículo se encontraba en buenas condiciones generales. Aún así había mucho trabajo por hacer.

Para Jesús lo más importante de un vehículo es el buen funcionamiento del motor, así que una de las primeras tareas fue revisar el motor del Chapulín, para ello se acercó con el Ingeniero Mecánico José Luis Matadamas; quien realizó una restauración lo más apegada posible a lo original de este motor 1,500 cc. Incluyó el filtro característico de este modelo así como la instalación eléctrica y ajuste completo de motor.

Por su parte, para el trabajo de hojalatería se contó con la colaboración del “maestro” Joel Ramos Luna, quien revisó minuciosamente cada centímetro de la carrocería y corrigió las zonas dañadas, dejando al Chapulín listo para recibir su nueva pintura.

También te puede interesar: 13 accesorios de colección para tu vocho clásico

Y bueno, para trabajar la pintura nadie como el “maestro” José Luis Martínez García. Ya que el auto se desmanteló por completo para aplicar la pintura en la parte exterior, interior y en toda la plataforma, se invirtieron cerca de 38 días en esta labor.

Así la carrocería fue cubierta por un color Rojo Carmín del catálogo de DuPont, que le vino a dar el mote de Chapulín. Posteriormente se volvió a armar el vehículo, se le montó el motor restaurado, instalación eléctrica nueva y accesorios de luminaria de la marca alemana Hella.

Mientras sucedía esto, Jesús fue comprando refacciones y accesorios en diferentes partes de la república a través de Internet: muchas veces debió “rastrear” las piezas que necesitaba pues los accesorios para este modelo son algo escasos, y siempre buscó que las piezas fueran originales.

Como parte de la restauración, el interior del Chapulín luce un tapizado, tanto en asientos como en el piso (alfombra), con tonos acordes a los originales de su época.

Una vez finalizado el trabajo de restauración, Jesús decidió proporcionarle a este Volkswagen Sedán modelo 1963 un estilo más definido, instalando las respectivas canastillas con accesorios como la tabla de surf, hielera y maleta y llantas con cara blanca.

Entre los accesorios del Chapulín se cuentan las canastillas y maletero cromados, florero de porcelana en el tablero, cinturones de seguridad Wolfsburg West, llantas cara blanca 180/55/R15, sintonizador FM para cenicero, radio AM, caja de herramienta Empi y tapones de bola.

Por último, Jesús Merino Díaz agradece todo el apoyo recibido por parte de sus hijos para hacer de un sueño una realidad llamada Chapulín.

Galería fotográfica del Chapulín: